lunes, octubre 03, 2016

EL SUBNORMAL E INCULTO QUE VOTÓ A FEIJÓO

Alucinado se queda uno con los comentarios que lee en Facebook de mucha gente del sector audiovisual, "amigos" en esta red social, y a los que a bastantes conoce personalmente: afirman que los gallegos que han renovado su confianza en Alberto Núñez Feijóo son subnormales, ignorantes e incultos, entre otras descalificaciones, francamente soeces, que no se pueden reproducir en esta bitácora.
Esos mismos que ahora insultan ¡¡¡nada menos que a la mitad de los electores de Galicia que han conseguido la victoria de Feijóo!!!, hasta ayer mismo aseguraban que la marea comunista que apoyan iba a arrasar en esta región.
Sorprendentemente, buen número de estos mareantes llevan años siendo agraciados con subvenciones y contrataciones por parte del chiringuito (así calificado por López Chaves) AGADIC y otros organismos bajo el control del Partido Popular: aún encima, pues, son desagradecidos, mordiendo a la mano que les da de comer; mala gente.
Uno de sus candidatos, al parecer el número cinco de la marea coruñesa, durante lustros ha recibido millones de euros en contrataciones y subvenciones tanto por parte de TVG como por parte de otras instituciones con altos cargos nombrados por el PP, en Galicia y en otras regiones, o en la nación (informes completos, al respecto, se difunden estos días por Internet "subidos" por muchos a los que dicho paracaidista -así le califican entre ellos- ha perjudicado de una u otra forma).
Será por tantas subvenciones que reciben esta gente (que insulta, se reitera, a la mitad de la población gallega), la razón de que vivan totalmente ajenas a la realidad, y no se enteraron, hasta el recuento de ayer por la noche, que en Galicia, la inmensa mayoría miran, comparan y valoran la gestión de Alberto: por ello, aquí de cada diez personas que uno vea por la calle, más de cinco votan al PP, el partido fundado por un gallego, el querido D. Manuel, y presidido por otro, Rajoy.

Uno será, para ellos, "subnormal" (que poco agrada emplear esta palabra), pero puede acreditar ser miembro fundador de MENSA España (cuyo requisito es tener un coeficiente intelectual superior a 145). ¿Qué acreditan ellos?
Uno será un "inculto", pero puede acreditar que, tras su paso por la Universidad Autónoma de Barcelona, obtuvo con las máximas calificaciones, expedidos por la Universidad Camilo José Cela, los títulos de experto universitario en dirección cinematográfica y experto universitario en guión cinematográfico, amén de haber publicado más de 300 artículos sobre cine, desde el ABC o LA VOZ DE GALICIA hasta en revistas técnicas del sector ¡en inglés y alemán! ¿Qué pueden acreditar muchos de ellos?
Uno será, para ellos, un "ignorante" pero es numerario de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España (no de una regional). Eso sí: uno, después de haber conseguido, con sus producciones cinematográficas, no sólo varias nominaciones a los Goya o a los premios europeos del cine, amén de cientos de premios (cuando la productora de uno todavía tenía ilusión en los festivales y participaba en ellos), no puede, como ellos, decir que lleva los ocho años de Feijóo recibiendo subvenciones o contratos por parte de instituciones del gobierno autónomo, pues, en este tiempo, no sólo nada le han dado, sino que hasta le han quitado lo que por derecho le correspondía.
Este "subnormal", "ignorante" e "inculto", durante estos días de campaña, jamás ha recurrido al insulto ni a la descalificación en ninguna de las páginas en las que, como Mr. Jiminy Cricket, controla (una de ellas, el Facebook "Feijóo: El Camino Fiable", registró la nada desdeñable media de 300 visitas diarias con picos de mas de 500).
En cambio, el comportamiento de mareantes durante la jornada de reflexión (no respetándola) y después (insultando tras no ganar) delata que no son mas que una chusma que no sabe lo que es el fair play. Para estos mareantes que tanto odio destilan, y que en su vida, la mayoría, nada han hecho productivo para lo sociedad o generado un puesto de trabajo, si que se les podría vaticinar algo sin temor a equivocarse: que su pestilente marea de iluminados, aprovechados, arribistas y advenedizos irá retrocediendo cada vez mas; en unos años, nadie la recordará.
Esa buena parte del sector audiovisual gallego que apostó abiertamente por las mareas podemitas: ¡qué lejos viven de la Galicia pegada a la tierra! Ningún gallego de los que han nacido en Venezuela, y que tienen todavía parientes en el otrora riquísimo país (¡muchos, en Galicia!), quieren saber nada de esos mareantes que, si no llega a estar Galicia en Europa, seguro que, en lugar de enfrentarse entre ellos en Internet, se purgarían unos a otros con métodos más expeditivos.
En fin, los gallegos, a lo suyo, y lo suyo se llama ALBERTO NÚÑEZ FEIJÓO, con su fiabilidad previsible, tan lejos de la improvisación de ese conglomerado infumable que insultan a los que no votan como ellos. El tiempo va poniendo a cada quien en su lugar.
Una de las mejores experiencias fue la vivida por uno en el colegio electoral al que fue enviado, en un populoso y popular barrio de La Coruña. ¡La cara que se le quedó, al de la Marea, al ver que también ahí, antaño feudo de la izquierda, la victoria de Feijóo para el Partido Popular fue aplastante! Finalmente, sólo desear a la buena gente del PSOE y del BNG que, libres sus naves de traidores, consigan enderezar la derrota de su rumbo, para que otra vez sus partidos, históricos y con tradición, merezcan ser considerados por la ciudadanía como alternativas de poder (ay, como echa uno de menos los 24 años de mayoría absoluta del socialista sir Paco en la ciudad de La Coruña).

No hay comentarios: