viernes, mayo 27, 2016

POPULARES Y SOCIALISTAS UNIDOS

Una iniciativa ciudadana, la Comisión Promotora de las Hogueras de San Juan, matriz de la Asociación de Meigas de las Hogueras de San Juan, ha logrado lo que, a niveles políticos, no se ha conseguido: que dos señalados representantes de los principales partidos constitucionalistas de España estrechasen sus manos y sellasen su apoyo a un proyecto trascendente, las Hogueras de San Juan de La Coruña, una celebración recuperada hace medio siglo por los hermanos Cheché y Calín Fernández Barallobre quienes, con su perserverancia, han conseguido hacerla crecer sobreviviendo a todo tipo de vicisitudes, mezclando elementos lúdicos con otros culturales y de exaltación tanto de los valores gallegos como españoles.

En su primera intervención pública, tras abandonar sus actividades políticas, el ex alcalde popular Carlos Negreira reveló a una audiencia que desbordaba el salón de actos principal del Sporting Club Casino, en la coruñesa calle Real, como desde el primer momento de su mandato supo valorar las grandes posibilidades del San Juan como un motor turístico que sirviese para atraer a forasteros durante dos o tres días, incluso más, con la actividad que ello genera fundamentalmente para el sector hostelero. Recordó Negreira que, si cuando llegó a la alcaldía, la Comisión Promotora del San Juan, apoyada por las corporaciones precedentes, ya había conseguido las distinciones de Fiesta de Interés de Galicia, firmada por el Presidente D. Manuel Fraga en 1999, y Fiesta de Interés Turístico Nacional, declarada por el Presidente Aznar en 2003, su gobierno consiguió el título de Fiesta de Interés Turístico Internacional, otorgado por D. Mariano Rajoy Brey, un logro importantísimo para La Coruña pues ello permitió que la ciudad estuviese presente en multitud de guías turísticas internacioanales. Su próximo objetivo, truncado por las urnas, era la declaración, para el San Juan coruñés, como Patrimonio Material de la Humanidad. Carlos Negreira mencionó también como, bajo su mandato, se priorizó la seguridad de la celebración, así como su minimizó su impacto ecológico, impidiendo que se quemasen maderas barnizadas o con puntas.

El embajador Francisco Vázquez, padre y abuelo de Meigas de San Juan, sembró su discurso con multitud de anécdotas, recopiladas durante sus 23 años de mayoría absoluta. Sir Paco, al igual que el popular Negreira, también tenía claro que una ciudad debe de apoyar aquello que lo diferencia de otras. Bajo su mandato, se creó el Festival Mozart, los Museos Científicos (cuyos visitantes, escolares que vienen hasta de Portugal, dejan a menudo más dinero en la hostelería local que los pasajeros de alguno de los trasatlánticos que atracan en la rada coruñesa), y se potenció la ayuda a unas Hogueras de San Juan que han situado el nombre de "La Coruña" (sic) en los calendarios internacionales. Don Francisco lamentó que este apoyo no se continue desde la actual corporación, cuyo interés parece ser "poner palos en las ruedas" al San Juan, al que no le extrañaría que le cambiasen el nombre.
En todo momento, el alma máter del San Juan coruñés, Cheché Fernández Barallobre, fue puntualizando diversos datos y anécdotas vividas en una fiesta que es, probablemente, la más antigua de la ciudad pues, como bien recordó Carlos Negreira, la primera iglesia cristiana en La Coruña (destruida por Francis Drake) fue la dedicada a San Juan, que había estado ubicada en la calle del mismo nombre.
Un anciano pero lúcido Joaquín López Menéndez, alcalde coruñés por la Unión de Centro Democrático, puso en valor las figuras de gente como Calín, Cheché, Conchita Astray, y tantos otros colaboradores de las Hogueras, que hacen cosas para todos y no sólo para unos pocos. El acto fue presentado por la periodista Eva Iglesias. Entre el público, numerosas caras conocidas: Juan de Dios Ruano, Pilar Farjas, Diego Calvo o Miguel Lorenzo, entre otros.

No hay comentarios: