miércoles, abril 27, 2016

LOS CAMBIOS DE CAMISETA EN EL PP DE LUGO

Una pequeña polémica que tuvo lugar el domingo en la comida anual con militantes del rural de Lugo, alli Castiñeira se refirió en su discurso a los "traidores", a lo que Elenia Candia respondió en su intervención que el partido es una familia e insistiendo en la unidad. Ese cruce verbal, dada la situacíón dio que hablar, y ayer Jaime Castiñeira, confeso, a los medios de comunicación, en rueda de prensa, que desearía que la situación fuese mejor apelando a remar todos en la misma dirección, por el bien del PP. "Me gustaría que la relación fuera la de antes, hubo momentos mejores, pero debemos remar todos en la misma dirección, el objetivo es ganar como es debido".
El apelar a la unidad  el partido no le impide a Jaime Castiñeiras de insistir en el tener cuidado con los traidores, pero esta vez clarifico sus palabras. "Casi seguro que tendremos dos citas electorales; por eso es momento de apelar a la unidad y a la seriedad, y de tener cuidado con los traidores. No puede ser que algunos se pongan por la mañana la camiseta del PP, por la tarde la del PSOE y por la noche cobren subvenciones del BNG, eso es una traición".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bravo Jaime,bravo!!! La utilización de la Federación de Vecinos para ganar el congreso provincial y que a los 2 días ya estuvieran atacando a la Xunta debería abrirles los ojos a esta panda de ambiciosos sin control que tomaron la dirección del PP de Lugo. Pronto lo vivirán en sus carnes

Anónimo dijo...

Ayer raquel Arias, candidata a presidir el PP lucense, abrazada a JesúS Vázquez - federación de Vecinos- , reunión de más de 3 h donde se comprometa a colaborar con la asociación, facilitando el compromiso de ayuda la que haga falta por parte de la Xunta. COMO SE COMO ESTO? QUIEN ES EL TRAIDOR? alguien del sector crítico ( perdedor debería de decir) tendría que salir inmediatamente o biena desdecir a Castiñeira o bien a reprochar a Raquel su actitud, pero no lo harán, no han asumido que han perdido y seguirán echando mierda con tal de desgastar a Candia

Anónimo dijo...

Tremendo error de Castiñeira. No se puede soltar algo así en una fiesta que se supone es de confraternidad y para cargar pilas. Al final, consiguió un revolcón al comprobar como la respuesta, bastante prudente, por cierto, de Candia, obtenía un atronador aplauso de la inmensa mayoría.
Lo dicho. Un error muy gordo. Y en política, los errores tienen o deberían tener un precio.