viernes, mayo 08, 2015

ELECCION DIRECTA DE ALCALDE

Tras las elecciones andaluzas y viendo cómo se van produciendo los acontecimientos relativos a los posibles apoyos para la investidura de la presidenta en funciones, Susana Díaz, la candidata más votada (con todo un entramado de estrategias de partido por medio), vuelven al debate político muchas reflexiones y opiniones que plantean como una realidad necesaria la reforma de la ley electoral para para posibilitar la gobernabilidad del partido político que obtenga mayor número de votos. Es decir, que gobierne el candidato más votado. Una reforma orientada principalmente al ámbito municipal.
La Constitución española recoge en su artículo 140 que la elección de los alcaldes la harán los concejales o los vecinos. Pero la le Ley electoral de 1985 es la que determina que será alcalde el candidato más votado en el pleno municipal. Es decir, en la práctica al alcalde lo eligen los concejales a los que previamente han votado los ciudadanos en listas cerradas.
Si como van señalando las encuestas electorales, después del 24 de mayo desaparecerán muchas mayorías absolutas que hoy existen en muchos ayuntamientos, en gran medida debido a la fragmentación del electorado, como consecuencia de la caída de los partidos tradicionales acosados por la corrupción, y por la irrupción de nuevas formaciones políticas como Ciudadanos, Podemos o las plataformas ciudadanas. Una nueva situación que supondrá que en muchos ayuntamientos sean necesarios pactos entre dos, tres, cuatro o incluso hasta cinco partidos que se traducirá en gobiernos inestables con muchos problemas internos que dificultarán en el día a día la gobernabilidad.
Pues bien, todos recordamos como nuestro partido hace unos meses propuso reformar la ley electoral para recoger la elección directa de alcalde. La propuesta del Partido Popular consistía en garantizar la alcaldía al candidato que obtenga un porcentaje elevado de los votos, el 40%, con una ventaja clara y apreciable con respecto a la segunda fuerza más votada, en principio superior a cinco puntos, no contemplando inicialmente una segunda vuelta, siendo partidario de recurrir a ella, solo en el caso que el partido más votado no alcanzase ese 40% de los votos. Al partido ganador se le daría automáticamente la mitad más uno de los concejales, es decir la mayoría absoluta. Fórmula que se parece, con algunos matices, a la empleada en otros países de nuestro entorno como Francia, Italia, Alemania o Reino Unido. Iniciativa que el presidente Feijoo defiende con mucho entusiasmo.
El bonus de la mayoría aseguraría poder gobernar, tomar y ejecutar decisiones, como la aprobación de los presupuestos anuales o determinadas ordenanzas, sin tener que estar condicionado por la oposición que en muchos casos impediría de forma permanente la acción de gobierno. Hay que tener en cuenta que los Ayuntamientos tienen delegadas casi todas las competencias en el pleno. Una propuesta para la que nunca parece llegar el momento adecuado para impulsarla y debatirla, bien porque no hay el “consenso” requerido, o bien porque siempre estamos con algún periodo electoral por medio. Siempre vuelve al cajón.
Una reforma de la ley electoral que la mayoría de los ciudadanos y casi todos los partidos ven como necesaria, principalmente a nivel municipal, y que no es una propuesta novedosa ya que tanto el PP como el PSOE la llevaban en sus programas electorales hace ya 10 años, en las elecciones de 2004. No solo los partidos mayoritarios incorporaron la medida a sus programas. UPyD también planteó esta fórmula en 2011, pero combinada con una doble vuelta electoral.
Con la elección directa de alcalde, se estaría impidiendo que acuerdos entre otros partidos acaben desplazando a la lista más votada y daría estabilidad a la política municipal. Se evitarían coaliciones de perdedores formadas contra natura y nacidas en los despachos, que pervierten la voluntad democrática de los electores y que supone paralizar la gestión municipal. No tardaremos en ver algunos ejemplos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y por qué no planteó el Partido Popular esta medida mientras disfrutaba de mayoría absoluta? Porque no le interesaba.

Disculpas de mal pagador

Anónimo dijo...

Hay gente que se acuerda de Santa Bárbara cuando truena.

Anónimo dijo...

Cuanto antes se tome esta medida, mejor. Y si tiene que tener algún coste político, que lo tenga. Y si algún partido, en este caso el PP, lo plantea, como hizo en esta legislatura, tiene que llegar hasta el final con todas las consecuencias. Todos los gobiernos bi, tri o cuatripartitos han resultado siempre un desastre para la gestión, la paz municipal, el sentido común, y la defensa de los intereses de los ciudadanos. Así pues, que sean los ciudadanos los que decidan con sus votos. Y si tiene que haber segunda vuelta, que la haya, como pasa en otros países. Pero el espectáculo que se está dando con estas coaliciones de intereses, ha de erradicarse.

Anónimo dijo...

la ley electoral entera es lo que pide la gente, no chapuzas para seguir en una seudo democracia, que es lo que es este país, una monarquía bananera.

Anónimo dijo...

Alucinó. Con los comentarios. Ahora lo quien plantear pues pierden el poder. Esto se llama golpe de estado.y de igual modo que en la sociedad los ciudad a OS tenemos que convivir uno ñs con otros, los políticos también y deber ser los primeros. Los ciudadanos debemos exigir a la clase política que si tienen que gobernar en coalición lo hagan con letras grandes y no con letra pequeñita y que tienen que entenderse y llegar acuerdos por el interés común. No solo vale la mayoría absoluta o que sea alcalde el mas votado. Vale todo. Vale también un gobierno bipartito o tripartito que lleguen acuerdos para gobernar

Anónimo dijo...

¡¡¡PARA CUANDO LISTAS ABIERTAS Y NOS DEJEMOS DE CHORRADAS PARA PERPETUAR EL BIPARTIDISMO Y LA PLURALIDAD REPRESENTATIVA REAL EN FUNCION DEL NUMERO DE VOTOS¡¡¡¡¡