viernes, abril 17, 2015

HONRADO E INOCENTE

El pasado domingo desayunamos con la noticia de que el Sr.Flores no formará parte de la candidatura del Partido Popular para las municipales del 24 de mayo. Una decisión en la que a buen seguro ha tenido mucho que ver la situación judicial en la que se encuentra dentro de la operación Pokemon. Lleva tres años imputado, sin ninguna acusación formal, por una jueza que centra todas sus investigaciones, autos y providencias en interpretaciones erróneas basadas en suposiciones y conjeturas que nada prueban. Una jueza que no da contestación a los recursos presentados por la defensa del Sr.Flores, con el único propósito de que no pueda acudir a la Audiencia Provincial. A eso se le llama indefensión.

Muchos ciudadanos somos conocedores de cómo es la forma de instruir de la Jueza Pilar de Lara, que ya recibió varios avisos de instancias superiores, Audiencia Provincial de Lugo y TSJG o el mismo Tribunal Supremo, al considerar que sus instrucciones no se ajustan del todo a la legalidad, dejando libre de toda sospecha a otros políticos en su día imputados por la magistrada como Paula Prado, José Manuel Rey, el presidente del PP de Lugo y portavoz del grupo popular en el Senado, José Manuel Barreiro o el presidente cántabro, al no existir ni el más mínimo indicio de delito. Sin dejar de olvidar que el pasado mes de octubre, en el acto de apertura del año judicial, dos de las tres intervenciones recogían críticas de forma indirecta hacia la instrucción de la Pokemon que produce quebrantos importantes debido a una instrucción que se prolonga demasiado en el tiempo, lo que tiene una clara afectación sobre derechos fundamentales.  
  
Una investigación en la que el criterio acusador de su señoría vulnera, entre otros, un derecho fundamental recogido en la Constitución, “el juez ordinario predeterminado por ley”. Derecho que se le negó al Sr. Flores a pesar de haberlo reclamado. ¿Justicia o injustica?.

Principio que prohíbe la arbitrariedad a la hora de ser asignado un magistrado a una causa, y que en este caso no se ha cumplido ya que De Lara, detectando una nueva operación, consecuencia de estar investigando otra causa distinta, (la operación Carioca) tendría que haber dado cuenta al Decanato del Juzgado de Lugo de esta nueva trama, para que este lo asignase a uno de los tres juzgados de instrucción de la ciudad lucense. Como bien sabe todo el mundo, la magistrada no respetó este principio y se apropió de la operación Pokemon  extralimitándose en sus competencias.  Una clara ilegalidad.  

Julio Flores ha sido ha sido uno de los artífices de que Carlos Negreira hoy sea alcalde y un gran puntal de su gobierno. Desde su concejalía se han puesto en marcha muchas iniciativas y programas muy exitosos. El tiempo y una verdadera justicia, dejará muy claro que el Sr.Flores, un buen político y una persona honrada y trabajadora, no ha cometido ningún delito, que es inocente. Mientras tanto, ciudadanos y políticos deberían respetar la presunción de inocencia, otro derecho fundamental.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Firmado: A C Ña

Anónimo dijo...

Ya claro. Nuestro políticos son todos muy honrados, y los jueces que pasan de todo son los mejores.

Anónimo dijo...

No deberían dejar publicar aquí artículos a la abuela de Flores

Anónimo dijo...

La inocencia ha de ser presumida mientras no se demuestra (con juicio) lo contrario. Existen lamentables casos en España y en Galicia, en los que se ha imputado a personas que eran inocentes, y que han tenido que demostrar su inocencia (los jueces no fueron capaces de demostrar su culpabilidad), y ahora esas personas tienen un estigma que a ver quién se lo borra. ¿Habría que tomar alguna iniciativa contra esos jueces o juezas, que actúan de esa forma?.

Anónimo dijo...

Al de las de 12:08.
Lo que nos faltaba por leer. Todos sabemos que son legión los que se han forrado con su paso por la política y que han beneficiado descaradamente su familia y negocios.

¿Estás amenazando a una de las pocos jueces - como Alaya en Andalucía - que se atreven con los políticos y que evidentemente no consiguen gran cosa por el mismo motivo por el que el juez Barbero tuvo que abandonar la carrera judicial cuando intento procesar a Polanco por sus actividades delictivas?

Anónimo dijo...

No estoy justificando ni la indecencia, cuando alguien comete un delito, ni comportamiento contrario a la legalidad alguno. Estoy diciendo que si un juez o una jueza no es capaz de demostrar la culpabilidad de una persona, y a ésta se la somete a todo tipo de vituperios de prensa, de asociaciones, de ciudadanos corrientes, y luego de un largo período de tiempo en el que esa persona que es inocente mientras no se demuestre lo contrario, sale desimputada y su asunto archivado, algo habrá hecho mal la jueza o juez, ¿o no?. ¿Cómo se corrigen esos errores?. Si a un árbitro de fútbol se le coloca en la "nevera" y no puede arbitrar algunos partidos si ha cometido errores graves (y estamos hablando de un juego), ¿no es más grave la actuación de esos jueces y juezas que por su incompetencia cometen esos atropellos?. A eso me refiero. No al amparo de actuaciones ilegales que repugnan y que son susceptibles del mayor rechazo ciudadano.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el comentario de las 12:50

Anónimo dijo...

En el PP la inmensa mayoría estamos contentos de que Julio Flores no vaya en la candidatura a las municipales

Anónimo dijo...

Si durante el procesamiento de una persona se destilan vituperios desde la prensa, o asociaciones, contra la misma es a la prensa, o a las mencionadas asociaciones, a las que hay pedir responsabilidades. Otra cuestión es que a ciertos políticos les interese llevarse bien con los medios de comunicación y algunas asociaciones al precio que sea.

¿Ves a la Soraya o a la gente de la Moncloa dándoselas de duros o implacables ahora con Rato, cuando no hace mucho le hacían la pelota de la manera más abyecta y denigrante? Pues eso.