martes, marzo 17, 2015

TRANSPORTE METROPOLITANO

Con toda la que está cayendo económica y socialmente hablando sobre los ciudadanos y que aún a estas alturas no se haya materializado un transporte metropolitano en la ciudad de Ourense y ayuntamientos limítrofes es surrealista por no decir directamente desidioso y negligente por parte de los responsables que directamente tienen la protestad de ponerlo en funcionamiento.
Que 130.000 potenciales usuarios de un transporte metropolitano que prevé dar servicio a siete ayuntamientos conjuntamente con Ourense, y que puedan llegar tener descuentos de hasta un 40% en sus billetes, abaratando y facilitando así la movilidad de más de 10.000 trabajadores y trabajadoras ourensanos que realizan sus actividades laborales en las empresas ubicadas en los diferentes polígonos y parques empresariales colindantes a la ciudad, y que dicho transporte sea solo un proyecto no realizado a día de hoy después de años y años de marear la perdiz, deja muy mal parados a nuestro gestores de lo público en la actualidad, siendo el Concello de Ourense el primer responsable de tanta ineficacia e ineficiencia. Facilitar y contribuir a economizar la movilidad de los ciudadanos en sus desplazamientos laborales es de sentido común en un contexto de precaria situación económica de los hogares.
Implantar el transporte metropolitano es favorecer la creación de nuevos empleos y para ello me baso como siempre en el análisis de los datos. En el 2013, un 56% de las empresas tuvo que realizar despidos, mientras que este porcentaje se redujo al 46% en 2014. Esta leve mejora que perciben las empresas respecto a su relación con el mercado de trabajo se concreta cuando más de la mitad de los empresarios perciben ya este cambio.
Este es el panorama que dibuja la “Guía del mercado laboral 2015”, según la cual seis de cada diez empresas (el 63%) prevé hacer contrataciones en 2015, lo que supone un incremento de diez puntos respecto a las previsiones que manifestaron a principios del año pasado. Esta mejoría indica que la situación del mercado laboral está cambiando, pero no que lo esté haciendo de forma suficiente o con la rapidez y orientación necesaria. Prueba de que este cambio en el mercado laboral aún no está completo es que más de la mitad de los empresarios (el 55%) cree que están cambiando las competencias que buscan en un empleado.
La experiencia sigue muy por encima de la formación a la hora de decantarse por un candidato u otro. Así, en el momento de la selección la trayectoria profesional es lo más valorado por el 82% de los empresarios frente a un 18% que valoran más el aspecto formativo del futuro empleado. Además de estas dos cuestiones, la mitad de las pymes asegura que los tres factores que influyen más para las contrataciones son, por este orden: la capacidad de adaptación y la polivalencia, ambas cualidades muy demandadas por la situación de crisis; la proactividad y la capacidad de trabajo. La movilidad y su coste son básicos en la contratación y dinamización laboral y el transporte metropolitano para ello,vital. ¿Lo entendemos ahora?

No hay comentarios: