jueves, marzo 26, 2015

LA INOCENCIA DE PAULA PRADO

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que ha instruido la causa contra la exportavoz del PP gallego Paula Prado por el caso Pokémon considera, de acuerdo con la fiscalía, que no hay indicios suficientes para acusarla de tráfico de influencias.
Se da  por finalizada la instrucción abierta al "no apreciar la comisión de ningún delito" por el magistrado instructor del caso. Paula Prado estaba imputada por los supuestos delitos de fraude y tráfico de influencias a raíz de la exposición razonada remitida por la juez De Lara, instructora de la Operación Pokémon.
Además de la postura del instructor, el fiscal concluye que de la prueba practicada no se desprende "ilícito penal alguno", por lo que propone la conclusión del sumario "sin procesamiento, al no resultar debidamente justificada la comisión de delitos". El caso pasa ahora a la Sala de lo Civil y Penal.
Paula Prado mostró su satisfacción por esta decisión y reiteró su inocencia a través de su cuenta de Twitter.  Esperemos ahora que esta decisión judicial al menos tenga un tercio del eco que la imputación en los medios de comunicación. El daño a la persona, y a las instituciones ya esta hecho y es irreparable.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Deseo que sea verdad, pero todos sabemos que la lista de políticos procesados por corrupción, cuyas causas han sido archivadas por "no estar debidamente justificada la comisión de delitos", es kilométrica. Y todos sabemos que la mayoría de ellos eran unos corruptos sinvergüenzas

Anónimo dijo...

...Yo soy buena!!!

jajaja todos los que la conocen lo saben

Anónimo dijo...

Sin entrar en otras consideraciones, en España se es inocente mientras un juez no demuestre lo contrario. Y aunque pudiera haber dudas tanto en este como en otros casos, lo cierto es que las acusaciones hay que demostrarlas. En el caso de Paula, no se ha podido demostrar nada. La pregunta ahora es la siguiente: ¿quién le devuelve a esta señora su honorabilidad?. ¿quién le resarce y cómo?. ¿qué hubiera pasado si, por la presión mediática y política, hubiera dimitido?. Además de considerar que la señora jueza lleva ya varios errores de bulto (además de Paula, ahí está el asunto del Alcalde de Ferrol, urge un planteamiento sensato en relación con estos asuntos. Lo antes posible.

Anónimo dijo...

No parece ser lo mismo el término¨"imputado" que el "investigado" ni siquiera el "testigo" llamado a declarar. Pero para desgracia nuestra, en este país nuestro todo parece confundirse. Y alguien al que llaman a declarar por cualquier cuestión ya tiene la etiqueta de "algo habrá hecho". No digamos si es imputado por algo. La condena mediática y política es ya inmediata. Y además, pueden pasar meses o años en esa situación. Si a eso se añade el que una instructora se equivoca, vete tú a saber por qué razones, pues ya tenemos el cóctel perfecto. Esto conduce inexorablemente a la necesidad de que la justicia sea más rápida, posiblemente necesite más medios, y también que no cometa los errores que está cometiendo. Porque si un juez se equivoca, ¿quién le pide responsabilidades?.

Anónimo dijo...

Es inhumano lo que ha pasado esta mujer. A la jueza que instruyó el caso habría que pedirle explicaciones, o tal vez, pedirle que se vaya. No es la primera vez que comete un error grave.

Anónimo dijo...

La conversación telefónica, no dejaba dudas de lo que estaban haciendo. Otra cosa es que el/la juez la exculpe.
Por un simple hecho de honradez política, debería irse a su casa pero como en el PP somos unos cachondos, le darán una palmadita y volverá en las listas.

Después algunos se extrañan por perder miles de votos...

Anónimo dijo...

y la defendería el hermano que andaba de fiesta con el puñales, no?

ese que lo mas bonito que le dice a las personas es que le va a romper las piernas.

a quien queréis convencer?

Anónimo dijo...

Si confiamos en el Estado de Derecho, en España se presume la inocencia mientras no se pueda demostrar lo contrario. Y lo contrario no ha podido demostrarse. Suponiendo que hubiera dudas, que no lo creo, en caso de duda se aplica el indubio pro reo. Por tanto, mucho ruido judicial y pocas nueces. El problema está en quién le va a resarcir a esta señora el sueño, el buen nombre, y un largo etcétera.

Anónimo dijo...

Paula Prado debe darle las gracias a su aforamiento.