martes, marzo 24, 2015

GESTION Y PUNTO

Deuda anterior de la Diputación de Ourense: 116%. Deuda actual: 34%, lo que deriva en una reducción de 70 puntos. Incremento presupuestario para 2016: hasta un 5%. Periodo medio de pago a proveedores: 12 días. Remanente tesorería: 25 millones de euros, con un incremento del 300% en solo cuatro años. Estos son los datos incontestables de una gestión con mayúsculas, y sin paliativos, de los recursos públicos, que debería ser ejemplo a seguir por el resto de las administraciones y el espejo donde mirarse ayuntamientos donde reinan el caos, la ineficiencia e ineficacia y en donde ni siquiera son capaces de aprobar presupuestos en tiempo y forma. La credibilidad de las instituciones y quienes las representan vendrán de la vuelta a la normalidad de las mismas, y esta se producirá con actuaciones de pura y dura gestión, contrastada con la realidad que nos ofrecen los datos como los que acabo de enumerar. Los ciudadanos solo pedimos honestidad, transparencia, rigor y gestión de los dineros de nuestros impuestos, y que esta gestión retorne a la ciudadanía en servicios e instrumentos que mejoren nuestra calidad de vida, tan sencillo como esto. Los principios de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera deben ser herramientas imprescindibles para las administraciones locales y su buen funcionamiento. No gastar más de lo que se ingresa, pagar lo que se debe en tiempo y forma, y una administración, una competencia, deben ser los parámetros a seguir por cualquier administración próxima al ciudadano. Por lo que mantener una política estricta de gasto en los ayuntamientos es esencial. Y además ayuntamientos deben ser impulsores económicos, para ello se deben promover planes integrales para la creación e implantación de nuevas empresas, que a fin de cuentas son las creadoras de empleo. Y ahí entra de lleno la configuración de un plan general.

Un plan general transparente y fácil en su uso e interpretación para el ciudadano, que responda a un crecimiento ordenado de la ciudad y acorde a sus necesidades. Que mejore las dotaciones y servicios de las ubicaciones de suelo industrial ya en funcionamiento. Que planifique y desarrolle suelo industrial que responda a las necesidades de las actividades económicas que se implanten. Que garantice la financiación para cubrir la ejecución de los planes especiales y los planes de reforma interior, garantizando así los servicios y partidas presupuestarias para su puesta en marcha Que deje cubierta la integración urbanística del AVE y la reordenación de la estación intermodal con las dotaciones y servicios necesarios. Que modifique las limitaciones impuestas al perímetro rural, acoplándolas también a la nueva ley del suelo de Galicia que entrará en vigor antes de finalizar el presente año. Que se encaje el plan general en los ejes de actuación enmarcados dentro del Plan de vivienda autonómico 2015-2020 y el estatal 2013-2016, apostando por la rehabilitación, renovación y regeneración urbana a través de los ARI. Que se incluya en el planeamiento una política estable de vivienda que a su vez garantice unos precios de la misma que estén acoplados a la renta per cápita de los ciudadanos. Y que dé la seguridad jurídica necesaria para favorecer las inversiones que deriven en la creación de empleo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No estaría mal que todo eso se completara con una adecuada política de selección de personal basada en la meritocracia, más que en el nepotismo.

Anónimo dijo...

La Audiencia ordena reabrir el caso de las depuradoras de la Diputación de Ourense

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/ourense/2015/03/24/audiencia-ordena-reabrir-depuradoras-diputacion-ourense/00031427203587152816811.htm

Toma buena gestión de la Diputación