martes, marzo 31, 2015

DESAHUCIOS

Un desahucio es un terrible drama humano que casi siempre deriva en una ruptura de la unidad familiar y que conlleva a quienes lo sufren a la marginación social. Quiero profundizar en este espinoso tema para que todos sepamos qué es un desahucio, por qué se produce y las soluciones que podrían evitar esta tremenda desigualdad social.
Primero, debemos conocer las diferencias entre ejecución hipotecaria, lanzamiento y desahucio.
Una ejecución hipotecaria se produce cuando al caer el impago de entre tres y seis cuotas de hipoteca, el banco inicia un proceso con el que reclama el monto total del crédito a un interés brutal, que suele rondar el 20%. El lanzamiento vendría después de la ejecución hipotecaria, con un plazo de unos meses, y se refiere al acto mediante el cual se despoja a una persona de la posesión material de un bien inmueble.
Según la Ley 1/2013, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social, existen unos requisitos para que se pueda suspender el lanzamiento:
-Que exista un proceso judicial o extrajudicial de ejecución hipotecaria.
-Que afecte a una vivienda habitual.
-Que las personas afectadas formen parte de colectivos especialmente vulnerables.
-Que estas personas se encuentren en circunstancias especiales.
Debemos saber que los desahucios se incrementaron un 4,78% en Galicia durante 2014 respecto al ejercicio anterior, con un total de 2.519 lanzamientos. El 31,88% de esos desahucios en Galicia derivó de ejecuciones hipotecarias, con un aumento del 32,1%, mientras que el 61,85% restante procedía de propiedades en arrendamiento.
Y llegados a estos trágicos números que representan a seres humanos, debemos recordar que cuando en algunas entidades financieras como Bankia se marcaban registros históricos en el número de ejecuciones hipotecarias (desahuciando a decenas de miles de personas de sus viviendas o negocios) y denegaciones de crédito a familias y empresas, sus consejeros disfrutaban de los privilegios del derroche, presuntamente fraudulento, de tarjetas opacas de primer y segundo nivel a través de las cuales viajaban, bebían y comían en restaurantes lujosos en lugares paradisiacos, extasiados y disfrutando del momento al igual que hizo Nerón cuando en el año 64 mando incendiar en dos ocasiones la ciudad de Roma. Tan devastadores fueron aquellos incendios como lo están siendo ahora el conocimiento por parte de la ciudadanía de las presuntas sinvergonzonerías cometidas por representantes de partidos políticos y sindicatos en el consejo de una entidad nacionalizada y rescatada con el dinero de todos los contribuyentes.
En numerosas ocasiones en los últimos tiempos he cuestionado el papel desastroso de los reguladores, como el banco de España y el FROB. Y se debe recordar que el FROB es una entidad creada en 2009 por el Gobierno y controlada por el Banco de España para gestionar la reestructuración del sistema financiero español, y que en la última publicación de sus cuentas anuales muestra una situación patrimonial de quiebra técnica.
En definitiva, espero que una de las soluciones venga de la reciente aprobación por el Banco de España de velar por una "adecuada" comercialización de los productos bancarios, con una "singular atención" a los préstamos hipotecarios, al tiempo que controlará la aplicación del código de buenas prácticas para la protección de deudores hipotecarios sin recursos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Nos nos preocupemos pero nuestro deshahucio viene ahora. DESHAUCIO POLÍTICO en NOVIEMBRE.