jueves, febrero 05, 2015

OTRA HERENCIA, LAS CONCESIONES DE MAR BARCON

A pesar de que el grupo municipal socialista en la ciudad de La Coruña no cesa de criticar que el actual gobierno siempre alude al pasado en sus argumentos a la hora de debatir con la oposición, la realidad es que dicha afirmación no puede ser más cierta. Y lo es en gran medida  porque el gobierno de Carlos Negreira se ha encontrado desde su llegada al gobierno municipal en 2011, con una herencia de anteriores gobiernos que están causando y causarán a medio plazo un importante perjuicio económico para toda la ciudad.  A los ya conocidos casos del Conde Fenosa, Someso, Ofimático, Náutica, estos días hemos conocido un nuevo ejemplo del descontrol, dejadez y quebranto económico que ha supuesto durante muchos años la gestión hecha en María Pita con las concesiones municipales.

Concesiones en las que más de medio centenar de empresas no pagaron durante décadas  el correspondiente canon anual que por contrato deberían abonar por ocupar un espacio público, no abonando igualmente en muchos de los casos el IBI, al que estamos sujetos todos los vecinos. Concesiones que fueron adjudicadas antes de 2011, con el bipartito y  socialistas al frente del gobierno, sin cláusulas que permitían revisar y actualizar los precios. Concesiones que a los efectos de la hacienda municipal no existían y que solo en los cuatro años del bipartito supuso dejar de ingresar unos 2 millones de euros.
   
Una persona responsable toma decisiones de forma consciente y acepta las consecuencias de sus actos, debiendo responder de ellos ante alguien. Más cuando esos actos, por acción u omisión, se producen dentro de la actividad política. Pero en ocasiones hay personas que huyen hacia delante para no querer asumir esa responsabilidad a la que aludimos. Decimos esto a la vista de la inoperante gestión de las concesiones municipales, viendo como esa responsabilidad brilla por su ausencia y se hace un ejercicio de escapismo, afirmando que todo es una “estrategia electoral” del Partido Popular que ya está en campaña. Lo dice alguien que aspira a volver a gobernar. Lo dice la portavoz socialista Mar Barcón que ha tenido responsabilidades directas en la tramitación, gestión y control de las concesiones. Por el momento no ha dado más explicaciones que esa afirmación.  

“Estrategia electoral” que ha puesto en evidencia a anteriores gobiernos municipales viendo la desastrosa  gestión de las concesiones municipales. De las 81 concesiones sujetas al pago de un canon, 53 llevaban años sin pagar esa tasa, así como el impuesto del IBI, al no figurar en el catastro. 12 parkings de la ciudad con una deuda con la hacienda municipal que asciende a 800.000 euros. Hasta el año 2011 no se enviaban recibos de cobro. Es decir una palmaria negligencia en la gestión que ha supuesto durante años una importante pérdida económica para las arcas municipales difícilmente recuperable.

Esa “estrategia electoral”, ahora ha supuesto centralizar la gestión de las concesiones. Se han regularizado 17 de ellas, que ya aportan 300.000 euros en concepto de IBI que antes no había y se están legalizando el resto.  Se ha pasado en cánones de los 2,9 millones de la época del bipartito, a los 5,8 millones con el actual gobierno.

Bienvenida sea esa “estrategia electoral” que ha venido a poner orden donde antes había caos y que se traduce en una gestión eficiente, eficaz y sobre todo responsable.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta señora que aspira a gobernar es la máxima responsable de esta nueva desfeita. Una verguenza, que no hace caerle la cara.

Anónimo dijo...

En lo profesional, esta señora es una excepcional cirujana. Pero no ha sabido llevar a la política aquello de que "hay que cortar por lo sano", referido a las prácticas socialistas pretéritas. Como ocurre a nivel de Estado, también en CCAA y Ayuntamientos -A Coruña no es excepción- la gestión socialista ha sido manifiestamente mejorable.

Anónimo dijo...

Ojo: que a diferencia de los del PP, esta señora se porta bien con los suyos.

Anónimo dijo...

Cirujana? Si trabaja en una clinica de abortos en el Ventorrillo

Anónimo dijo...

Es ginecóloga.