lunes, febrero 16, 2015

ALGO HABRA QUE HACER

Una vez más hemos presenciado otro episodio en el Parlamento protagonizado, como viene siendo habitual desde hace mucho tiempo, por el portavoz de AGE Xosé Manuel Beiras, que no dudó en insultar nuevamente a los diputados del partido político que gobierna en Galicia con mayoría absoluta otorgada en las urnas por los ciudadanos, y a los que se dirigió llamándoles “cómplices de asesinatos”. Lo hizo en el último pleno en el que se debatía una proposición no de ley sobre los enfermos de hepatitis C.
Todos conocemos el talente poco democrático y nada respetuoso que viene mostrando el septuagenario político nacionalista. Algunos de los insultos lanzados en diferentes ocasiones por el señor Beiras desde la tribuna del Parlamento y su escaño a los parlamentarios populares y al presidente de la Xunta fueron: narco presidente, terroristas, nazis, fascistas, mamarracho, canallas, chusma, macarras, cínicos. Ejemplos de una larga lista de agravios, injurias e improperios que siempre acompañan a sus intervenciones llenas de una desmesurada teatralidad. Una teatralidad que nos ha dejado escenas como cuando sacó su zapato para golpear su escaño, o como cuando se levantó de su asiento para dirigirse desafiante al presidente de la Xunta y golpear la mesa de su escaño.
El histriónico Beiras, el eterno aspirante a gobernar que lleva más de cuarenta años sin conseguir tocar poder, que va por su quinto o sexto proyecto político, viene demostrando desde hace años, probablemente como consecuencia de su frustración política, que lo único que sabe aportar a la vida política en Galicia es un elevado nivel de mala educación y un desprecio absoluto hacia las más mínimas reglas del juego democrático, dedicándose a insultar de manera sistemática a todos aquellos con quienes políticamente no piensan como él.
Nuestro Parlamento goza de un reglamento que en su Título V, Capítulo VII, recoge una serie de medidas disciplinarias para aquellos diputados que no cumplen adecuadamente con los deberes que como parlamentarios tienen. El artículo 100, de este reglamento dice literalmente: “durante as sesións do Pleno e das comisións, os deputados teñen a obriga de respectar as regras de orde establecidas por este Regulamento, de evitar toda clase de perturbación ou desorde, acusacións ou recriminacións entre eles, expresións inconvenientes ao decoro da Cámara, interrupcións aos oradores sen autorización do presidente e facer uso da palabra máis tempo do autorizado, como tamén entorpecer deliberadamente o curso dos debates ou de obstruí-lo traballo parlamentario”.
Régimen disciplinario que recoge la posibilidad de suspender temporalmente de sus derechos a un diputado que incurra reiteradamente en actitudes poco ejemplarizantes, como las arriba enumeradas.
El Parlamento de todos los gallegos no puede seguir siendo el escenario para que este beligerante político continúe dando rienda suelta a sus delirios, perturbando y alterando de forma reiterada el orden de las sesiones plenarias y alentando con su actitud a que otras personas sigan su mal ejemplo. Algo habrá que hacer.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Los problemas de Beiras en su momento fueron de índole psiquiátrico, como es de sobra conocido. Hoy no se puede afirmar si ese es el problema.

Ahora bien. Hay una presidente del parlamento que debe velar por una mínima educación, de acuerdo con las normas señaladas. Si no es capaz de cumplir con su función que se vaya para casa y que pongan a otra persona

Anónimo dijo...

No ha hecho nada en su vida más que despotricar.

Anónimo dijo...

Ya nos gustaría en el PP que nuestros líderes (o solo uno de ellos) estuviese tan preparado como Beiras... Otra cosa, es lo que piense...

Anónimo dijo...

Debe ser que no conoces el curriculum de los miembros del PP. Fraga, eterno vencedor de Beiras tenía un curriculum extraordinario, muy superior al de Beiras. Lo mismo se puede decir de Albor. Cierto es que también teníamos a los cuiñas y louzanes, no precísamente sobrados de luces. Aunque el nivel ha bajado bastante, y hay una carencia de valores, el curriculum académico de los políticos gallegos del PP es todavía bastante bueno

Anónimo dijo...

Al de las 9:40. Es bastante bueno en historial burocrático.