lunes, enero 26, 2015

NEGREIRA COMO EJEMPLO EN LA CONVENCION NACIONAL

Carlos Negreira puso a las familias españolas como ejemplo de lo que debe ser una buena gestión económica y como el mejor modelo a seguir para el buen gobierno de las administraciones públicas.
En su discurso dentro de la convención que los populares celebran en Madrid este fin de semana, Negreira  aseguro que los mejores asesores que pueden tener los gobiernos son nuestros propios vecinos, y reiteró que los responsables de las administraciones públicas “no encontraremos mejor escuela de gestión que la de nuestros ciudadanos”.
En el marco de la charla “Una administración moderna para un país con futuro”, insistió en la “necesidad” de construir un nuevo modelo de administración “más racional, más transparente” y, sobre todo, “más eficiente y próxima a los vecinos”.
Asimismo, Negreira aseguró que los responsables de gestionar las administraciones públicas deben imitar el modelo de gestión que se ha instaurado dentro de los hogares españoles. “Hay que coger lápiz y papel y ajustar los recursos a las necesidades”.
En este sentido, Negreira defendió que, desde el primer día que tomo posesión como alcalde de A Coruña, él y su equipo de gobierno fijaron como pilares de su gestión blindar el gasto social, impulsar las inversiones, mejorar los servicios públicos y responder a los compromisos contraídos y no atendidos por el anterior gobierno bipartito, que se disparaban a los 170 millones de euros.
“Hicimos lo que hacen las familias, responder a las dificultades haciendo más con menos”, indicó el presidente provincial, quien destacó el plan de ajuste desarrollado en el Ayuntamiento de A Coruña, con el que los populares pusieron fin a los coches oficiales, los canapés, los seguros médicos privados para concejales y los gastos superfluos en protocolo y publicidad.
En este sentido, Negreira resaltó también la mejora de más de un 58% que se ha alcanzado en el sistema de recaudación ejecutiva del Ayuntamiento de A Coruña, lo que ha permitido a su gobierno local congelar los impuestos para aumentar así la capacidad de consumo de los vecinos.
“Debemos sacarle el máximo rendimiento a cada euro de los ciudadanos”, indicó Negreira, quien aseguró que, el resultado de haber puesto en marcha todas estas medidas, es que, hoy en día, la ciudad de A Coruña es una “ciudad más justa y más solidaria”, y que ha aprendido de su pasado para gestionar su presente y afrontar su futuro.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Diego Calvo y Ernesto anido en amor y compañia, dios los da y el ladrillo los junta.

Anónimo dijo...

A Anido, que es el alcalde más imputado de Galicia, le quedan tres meses en la Alcaldía: Y a Calvo le quedan otros tres en la Diputación. A ver a que se dedican luego porque... por cierto, ¿Qué oficio o profesión tienen estos dos al margen de vivir de un sueldo público?

Anónimo dijo...

Diego Calvo creo que es economista, con lo cual no le será difícil encontrar acomodo. En cuanto a Anido no puede encontrar su cualificación en internet, más allá de que, antes de la crisis, fue promotor inmobiliario.

Anónimo dijo...

Julio Flores Dimisión, a balaaaar a otro laaado!

Anónimo dijo...

Anidó empezó a estudiar piano, pero no termino porque había que usar las dos manos

Anónimo dijo...

Diego Calvo sacó la carrera de económicas, pero no ha trabajado nunca fuera de los cargos políticos y de la tienda de sus padres. Con su currículum laboral no encontrará ningún empleo para el que tenga que pasar una entrevista de trabajo. Su futuro empleo seguirá dependiendo del favor de los jefes de la casta Popular y del enchufe que éstos consigan proporcionarle en cualquier organismo o empresa pública.

Anónimo dijo...

Carlos Negreira es un ejemplo de alcalde accidental: es alcalde de La Coruña por accidente, es alcalde de esta ciudad como lo podría haber sido de Ferrol o de Santiago. El PP decidió ponerlo de candidato en La Coruña porque era lo que mejor convenía a Feijóo. No es un líder surgido del pueblo coruñés ni de las bases populares coruñesas, donde nunca se le vió por el Partido ni por la ciudad. Negreira es un mero consejero delegado puesto por el PP y destinado a La Coruña, de donde saldrá en cuanto pierda las elecciones.

Negreira de política sabe lo justo, y como administrador público tendrá el dudoso honor de dejar a La Coruña endeudada por su capricho electoral de construir el túnel faraónico de La Marina, para el que ha tenido que pedir un crédito.

Su futuro está muy lejos de la ciudad. Y quienes han vinculado su carrera política a la persona de Negreira se quedarán huerfanos de la noche a la mañana, ya que Negreira solo obedece las órdenes de la cúpula a la que pertenece. Los demás son meros peones a los que utiliza y descarta cuando ya no le sirven. Y para qué le va a servir tanto adulador coruñés cuando su trabajo esté a muchos kilómetros de La Coruña?

Anónimo dijo...

Para alcalde accidental el de Santiago, que no lo conocemos ni Diod

Anónimo dijo...

En total sintonia con el comentarista anterior

Anónimo dijo...

Un buen alcalde no necesita de obras faraónicas para justificar su gestión, eso lo necesitan los alcaldes mediocres, que no gozan de la simpatía ciudadana y que tienen que comprar votos despilfarrando el dinero de todos.