viernes, octubre 10, 2014

LISTA MÁS VOTADA


Por el momento seguimos sin conocer si la reforma de la Ley electoral para que gobierne en los Ayuntamientos la lista más votada, sin necesidad de obtener mayoría absoluta, saldrá adelante con o sin consenso. En el acto de apertura del curso político en Soutomaior, el pasado mes de agosto, Mariano Rajoy insistió en su idea de que no puede gobernar en ningún ayuntamiento el que no logre la mayoría de los votos. Pero esta idea fue más matizada a principios de septiembre por el propio Rajoy al reconocer que “la reforma es complicada”, pero sin renunciar a seguir trabajando en ella.
Hay que recordar que tanto el PP como el PSOE, llevan o llevaron en sus programas electorales la propuesta de que la lista más votada sea la que dirija los gobiernos locales. Ahora mismo el principal escollo para poder sacar adelante la reforma con un consenso lo suficientemente amplio, (entendemos que con el apoyo del PSOE llegaría para hablar de consenso) es que ahora a siete meses para la celebración de las elecciones municipales, no es momento para cambiar las reglas del juego.
Según algunas encuestas conocidas recientemente, hay una diferencia de tan solo 5,2 puntos entre los que creen que todavía se está a tiempo de realizar la reforma, un 37,3%, y los que entienden, un 42,5 %, que el partido ya ha comenzado por lo que no se pueden cambiar las reglas. Las claves del asunto, “el consenso y el momento”.
Al margen de estas dos cuestiones de forma, lo que no cabe duda es que en el fondo, la mayoría de los ciudadanos quieren que sea su alcalde la persona que encabece la lista más votada, en vez de que lo sea una segunda, tercera o incluso cuarta opción como consecuencia de un pacto de despacho.
Así tenemos que seis de cada diez gallegos, el 63,3 %, quieren que el bastón de mando recaiga sobre la candidatura más votada, frente a un 21,2 %, que son partidarios de alianzas postelectorales. Esa mayoría quiere conceder la alcaldía a la lista más votada, es partidaria de hacerlo tras una segunda vuelta con la que se pueda alcanzar un apoyo superior al 40%, ya que opinan que de ser inferior restaría legitimidad. Entre nuestros votantes, el 75,5% se inclina por la primera opción, rechazando claramente los acuerdos en los despachos.
En la reunión del pasado 22 de septiembre entre Maríano Rajoy y el televisivo Pedro Sánchez, se trató este asunto. Según fuentes socialistas, el Presidente estaría dispuesto a posponer la reforma para después de las municipales con el objetivo de conseguir el apoyo del partido socialista y pactar antes de fin de año la reforma para aprobarla en el intermedio de las municipales y las generales.
Aunque hay cargos en la dirección del partido y el grupo parlamentario que opinan que la reforma quedó indiscutiblemente aplazada cuando se retiró la propuesta del plan de medidas anticorrupción que se está negociando con el resto de las formaciones políticas. Con todo, todavía seguimos sin fumata blanca, toda vez que el Presidente Rajoy todavía no ha dicho la última palabra sobre esta cuestión.

No hay comentarios: