viernes, julio 11, 2014

¿CUAL ES EL DELITO?

Hemos conocido que un extrabajador de la Torre de Hércules, vinculado con el sindicato CIG, ha declarado y personado como acusación particular dentro de la operación Pokemon. Lo ha hecho aportando una grabación de su conversación privada con el alcalde Carlos Negreira, queriéndole acusar ante la jueza Pilar de Lara de promover el despido de los antiguos trabajadores del faro y el enchufe del nuevo personal.
Sería bueno tener presente que aquellos trabajadores nunca pertenecieron a la plantilla del Ayuntamiento. Dependían de la empresa Sermasa, filial de Vendex que facturó 75 millones del 2000 al 2011, y que desde mediados de 2010 y durante un año estuvo trabajando para el Ayuntamiento de forma irregular, toda vez que el antiguo gobierno bipartito, PSOE-BNG, no fue capaz de hacer un contrato de mantenimiento con la empresa que, desde entonces, dejó de tener relación jurídica con el Consorcio de Turismo, pagando aun así, 400.000 € sin contrato.
¿Qué delito se comete cuando se acaba con una ilegalidad? ¿Se puede hablar de enchufe cuando se convoca un concurso público, con un tribunal de selección y respetando los principios de igualdad, mérito, capacidad, transparencia y publicidad?.
Un tribunal que se encargó de analizar las propuestas que se presentaron y puntuar las entrevistas personalizadas de todos los candidatos que llegaron a la fase final del concurso.
Un jurado que estuvo compuesto por los tres entes consorciados, (Ayuntamiento, Cámara de Comercio y Autoridad Portuaria), por la Escuela de Turismo y por el Instituto de Estudios Torre de Hércules, y que contó con la asistencia y el asesoramiento de representantes del sector de la hostelería, hotelería y comercio.
En total se presentaron 295 currículos y se realizaron un total de 162 entrevistas en las que se valoró el conocimiento histórico artístico del monumento y de la ciudad así como la capacidad de comunicación de los aspirantes y el conocimiento de idiomas. Así ahora en el faro romano más antiguo del mundo en funcionamiento se hablan diez idiomas, incluido en ellos el japonés.
Lo que ha hecho el Sr. Negreira fue recibir a un ciudadano que se encontraba en paro, escucharlo entendiendo su situación personal, animarlo a no perder la ilusión de encontrar trabajo y brindarse a ayudarle a encontrarlo. ¿Qué delito hay en esto?
¿O el delito lo comete la persona que acude a la entrevista con un político que lo recibe con la mejor de sus intenciones y que con premeditación graba la conversación con el único propósito de utilizarla años después para enturbiar y dañar su imagen?.

2 comentarios:

Anónimo dijo...


El que escribió el articulo que nos quieres hacer tontos.

Que no nos chupamos el dedo. Que cuando el río suena.............

Que no intentes dar explicaciones de la composicion del tribunal para dar legalidad a un asunto sobre el que hay muchas sospechas. Y luego el Adrián varela no quiso echar a una trabajadora de la cig de una empresa que prestaba servicios en el ayuntamiento de Santiago y por el que esta imputado y por el que están condenados pues les salpico los se concejales de Santiago que dimitieron





Que no nos chupamos el dedo

Anónimo dijo...

Delito ninguno, delito seria si le buscase trabajo con alguna contraprestación, ya sea económica para la empresa o para el interlocutor, sea en forma de "dale trabajo y te doy la concesión de ese servicio" o ejemplos similares.
En este caso, no se sabrá nunca si le ayudaron o no porque se negó, por lo tanto, delito ninguno.
Lo que si es un delito, y el señor Negreira tendrá que dar cuenta de eso a sus afiliados, es la facilidad que le ofrece ayuda a los de fuera, y a sus compañeros de partido, los que le ayudaron a llegar lejos, ni eso. Y conozco unos cuantos en el paro!