miércoles, mayo 28, 2014

OPTIMISMO REALISTA

El análisis de los datos no admite interpretaciones, solo evidencian y contrastan realidades. Por esto mismo en los últimos meses he puesto énfasis en las circunstancias negativas de nuestro entorno socio-económico por dos motivos principalmente: el primero para que reaccionásemos como ciudadanos ante la brutal crisis que laminaba nuestro estado del bienestar, ya que desde un estado contemplativo, apático o conformista jamás íbamos remontar la coyuntura que estábamos sufriendo. El segundo motivo consistía en advertir a aquellos que gestionan nuestros recursos económicos y marcan las pautas a seguir desde las diferentes administraciones públicas, que tenían y tienen que estar muy seguros de sus decisiones y planteamientos así como de su capacidad de gestión para que sus líneas de actuación derivasen en un beneficio a la ciudadanía y no un perjuicio que agravase aun más la situación.
Desde hace varios meses algunos datos macroeconómicos son positivos pero estos aun no se trasladaban a la Economía real. Pues bien, ahora si podemos decir que se evidencia la ansiada recuperación que se constata en los datos positivos que inciden en la Economía de Pymes y familias. Para ello me baso en el análisis de cuatro factores: por un lado el crecimiento del sector turístico nacional, ya no nos vamos a países exóticos, pero si a destinos mas próximos a nuestra situación geográfica, contribuyendo de esta forma a aumentar el turismo interno a destinos dentro de nuestro País. El segundo dato positivo lo constatamos en el aumento de la venta de automóviles, verdadero termómetro de nuestra capacidad de recuperación del consumo doméstico y este da señales de aumento en la contratación de nuevos trabajadores y en el aumento constante de la venta de vehículos, tanto nuevos como usados. El tercer factor es la constatación del final de la destrucción de empleo y por último la compraventa de viviendas, la cual da síntomas de recuperación desde mínimos históricos y de unos precios que han corregido en algunos cada hasta el 50% de su valor inicial equilibrando así el precio de la vivienda a la renta per cápita de los ciudadanos. Pero dicho esto también es evidente que se nos ha caído una buena parte de nuestra clase media, la cual ha perdido una más que notable calidad de vida. Y ya no digamos las rentas bajas las cuales transitan dentro del porcentaje de personas en riesgo de exclusión social. Por lo que es evidente que queda una ardua tarea por delante de reconstrucción del estado del bienestar y de la calidad de vidas de los ciudadanos. De esta forma la constancia y el esfuerzo deben ser mayúsculos y las personas que quieran acometer estas tareas deben tener sus ideas cristalinas así como la suficiente fuerza interior y exterior para acometerlas. No hacerlo así sería imperdonable. Estamos iniciando la recuperación y lo manifiesto abiertamente 24 después de finalizar unas elecciones europeas y lo digo de esta manera para que nadie piense que al calor de una ideología política lanzo un mensaje de ilusión. No, lo puedo decir porque a sabiendas de que aún quedan altos y bajos, y muchas piedras en el camino, este ya tiene forma y dirección. Y eso es bueno y positivo y así se debe decir.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro que sí, todo es muy positivo; mientras mantenemos a ciertos alcaldes y concejales corruptos, o la última el escoria éste de exconselleiro y actual gerente del Chop, González, acusado de mobbing en varios casos y que se pasea todas las semanas por los juzgados (y conozco ésos casos). Poco falta ya para que se eleve la cuestión al parlamento. Y el PP qué va a hacer, otra vez oídos sordos? La gente está harta, hay datos positivos en la macroeconomía pero en la economía familiar las cosas siguen igual de mal. Y mientras, sigue la mierda. Al PP no lo salva ya ni Jesucristo.

Anónimo dijo...

No cabe duda que el análisis expuesto es ajustado a la realidad. Los datos macroeconómicos son positivos y existe una tendencia consolidada en la recuperación. Pero lo que sí es cierto es que a nivel economía familiar no podemos hablar de mejoría, principalmente en la economía de mucha clase media que se ve axfisiada por los impuestos y a la que le cuesta llegar a fin de mes. Y ahí puede estar la clave de la pérdida de votos que el partido ha tenido en estas elecciones. Un voto que no se ha ido a otras formaciones, salvo un mínimo porcentaje, un voto que se ha quedado en la abstención y que siempre es recuperable. Pero para esa recuperación hacen falta reflexiones y respuestas que nuestro partido tiene que empezar a plantear. No se puede estar consolándonos diciendo que hemos ganado las elecciones por delante del PSOE, un partido que lleva años en caída libre y que no es capaz de recuperar el protagonismo de años atrás. Es cierto que hemos ganado, pero 2.500.000 personas nos han dejado de votar. Es inevitable extrapolar los resultados electorales y haciéndolo así, el panorama para el partido no es muy alentador. Hay que pasar de los anuncios a los hechos, la militancia quiere cambios a todos los niveles.

Anónimo dijo...

Menos cuentos. Aquí lo único que ha mejorado es el balance contable de la banca, después de haber inyectado en ella decenas de miles de millones de euros de dinero público sin contrapartida alguna.

La clase media está desapareciendo gracias al PPSOE. Luego se quejan de que aparezca el fenómeno PODEMOS.