jueves, abril 03, 2014

LA POLITICA SIN PECADO ORIGINAL

Durante el acto de entrega, del XXI Premio Xornalístico Puro Cora a Andrés Aberasturi, Feijóo defendió ayer que si el gran protagonista del nacimiento de la democracia fue Adolfo Suárez, la gran protagonista fue la política, por lo que ha llamado a buscar en la Transición el ejemplo para la regeneración que, a su entender, se necesita hoy. Remarcando que dicha regeneración "no puede venir ni desde la denigración de la política ni de soluciones que pretenden subvertirlo todo hacia un objetivo que nunca se define".
Quiso también recordar la importancia de la política en la instauración de la democracia, en un momento como el actual en que ésta adquiere connotaciones negativas debido a las culpas propias de ciertos responsables públicos y también a las exageraciones de los que ven en cada excepción una regla y extienden una sospecha generalizada.
Para Feijóo la política en España no nace con un pecado original, sino con una virtud original, inculcada por hombres y mujeres de todos los credos políticos. Destacando que ninguno de los protagonistas de la Transición tenía experiencia en gobernar en democracia, sino que la pauta estaba marcada en el anhelo de Adolfo Suárez de "hacer políticamente normal lo que en la calle era normal".
"El éxito de aquel experimento está sintetizado en esas palabras y creo que también se resume en ellas el tratamiento a la crisis de confianza que hoy padecemos".

1 comentario:

Anónimo dijo...

El gran éxito de Adolfo Suárez fue conseguir que los Procuradores en Cortes de la época franquista, se "autodisolvieran" para dar paso a un proceso magnífico de protagonismo popular, en definitiva, de consecución de la democracia. Sus mayores problemas: un partido formado por pequeños grupos con intereses contrapuestos, sobre los que no ejercía un liderazgo real; y después, la inevitable legalización del Partido Comunista, sin la que no era posible la democracia, y que no fue asumido por un sector militar que había ganado la guerra. Y junto a todo esto, su mayor error fue crear el CDS, creyendo que sería posible una nueva oportunidad de llegar a la Presidencia.