viernes, febrero 21, 2014

¿SE ESTÁ VULNERANDO UN DERECHO FUNDAMENTAL?

El artículo 18.3 de la Constitución garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas salvo mediación judicial. Es decir, solamente se pueden intervenir conversaciones telefónicas cuando exista una resolución judicial que autorice los pinchazos telefónicos como medida excepcional y dentro de una investigación. La Ley de Enjuiciamiento Criminal desarrolla dicha excepción, estableciendo unos mecanismos de garantía que impiden que la intimidad de los ciudadanos pueda quedar expuesta a la curiosidad pública, salvo en los casos estrictamente necesarios para la averiguación de delitos.
Digo esto porque estamos viendo en los medios de comunicación transcripciones de conversaciones derivadas de la operación Pokemon y Pikachu que obedecen a esa intimidad y que son del todo irrelevantes, es decir, no tienen ninguna incidencia en la persecución de los delitos que se investigan. La Ley de Enjuiciamiento Criminal obliga a eliminar de los sumarios aquella información que no tiene ninguna relevancia para la investigación, observando como este particular no se está ejecutando, cometiéndose a mi entender una clara vulneración del derecho a la intimidad de las personas investigadas con el hecho de hacerse público el contenido de muchas conversaciones enmarcadas dentro del ámbito privado.
Entiendo que la instrucción en este apartado no está siendo del todo correcta y que puede derivar en un sinfín de querellas que supongan la nulidad de muchas de las actuaciones. Es absolutamente necesario garantizar este derecho fundamental que todos tenemos y que nuestro propio Estado de Derecho se ha comprometido a garantizar y respetar.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero menuda chorrada de artículo…por qué no escribiste eso cuando publicaron las conversaciones de cobian… o las de camps con correa??? tarde piaches amigo ágora que che ole o cú a pólvora...

Anónimo dijo...

Pues claro que se está vulnerando ese derecho, y también otros. Hemos visto publicadas en prensa conversaciones particulares sin ningún interés para ninguna investigación, simplemente por morbo, como la de Paula Prado con Espadas hablando de Currás.
Se están cometiendo muchos abusos y se están planteando mal estas investigaciones por parte de jueces y medios de comunicación. Al final (como en tantos casos, véase la Orquesta, la Muralla, o ahora lo de Ferrol), la realidad sera muchísimo menos de lo que se pinta, y el resultado será sensación de que "lo taparon, no hay justicia para ellos", cuando la realidad es que se vertían infundios y meras sospechas.

Anónimo dijo...


El problema para todos estos no es la grabación sino la PUBLICACION DE LA GRABACIÓN.
Claro que,cuando publicaron INTIMIDADES DE OTROS, a nadie le parecieron infundios o sospechas "sino elementos suficientes para proponer una dimisión" con la que COLGARSE UNA MEDALLA Y CARGARSE A QUIEN TE CONVIENE.