lunes, diciembre 02, 2013

EL PEOR PXOM, EN EL PEOR ESCENARIO ECONOMICO-SOCIAL

Así lo creo, pienso y manifiesto. El peor PXOM para el peor momento económico y social que atraviesa nuestra ciudad, Ourense, desde que se inició nuestro periodo democrático. Un plan general de una mediocridad insultante en su redacción, con incontables carencias técnicas de calado, y con lagunas jurídicas que hacen injustificable el coste de más de 1.600.000 euros que conlleva, planimetría incluida, su redacción. Y lo que es peor, un estudio económico que es una auténtica tomadura de pelo a los ourensanos, ya que su virtualidad queda más que manifiesta al comprobar la ridícula aportación económica del Concello (36.823.240 de euros), frente a 694.187.000 de euros de otras administraciones, presupuesto sin contrastar, y lo que es más importante, de si realmente disponen de partidas presupuestaria para su desarrollo y ejecución, con lo cual todo queda en un auténtico limbo. Una vez más, nos intentan vender humo a cuenta de la ineficiencia e ineficacia de unos responsables políticos que no están a la altura de las circunstancias y del trabajo encomendado. Y para rizar el rizo, se contempla unas previsiones de 71.368.800 euros a cuenta de los agentes urbanizadores privados, utopía pura y dura, porque las palabras crédito-promotor son tabú y lo seguirán siendo durante años en el sistema financiero.
La conclusión es que de no variar sus pautas, este PXOM está más que condenado a su judicialización y posterior impugnación, con lo cual el devenir económico-social de Ourense es un gran interrogante sembrado de obstáculos en los próximos años.
Por lo que la pregunta es: ¿y qué podemos hacer para evitarlo? Pues bien, lo primero es lo que este grupo de gobierno no ha hecho hasta ahora: escuchar a los ourensanos. A continuación, modificar todo aquello que lastra nuestro crecimiento, tanto residencial en nuestro perímetro rural (para consolidar población en nuestro municipio y no en el de los demás), como industrial, para evitar la deslocalización de las actividades económicas a otros ayuntamientos y poder generar empleo, que es la clave de nuestro desarrollo y futuro como ciudad; para seguir con una edificabilidad que garantice el abaratamiento del suelo urbanizable y así conseguir abaratar los costes de construcción para poder comercializar viviendas más económicas, que se equiparen a la renta per cápita de los que aquí vivimos. Implantar y desarrollar la ronda termal como eje dinamizador de nuestra economía local, dotándola de accesos e infraestructuras acordes, y convirtiéndola en la gran protagonista del plan general, ya que nuestro termalismo va a ser nuestra imagen de ciudad, en la búsqueda de una viabilidad real.
Los ourensanos solo pedimos sentido común, rigor y pensar en el bien de sus más de 107.000 habitantes, ¿tan difícil es? Pienso que no, por lo que las alegaciones que se presenten se deben tener en cuenta, así como las aportaciones que hagan los colectivos vecinales o empresariales en la búsqueda de ese imprescindible consenso para sacar este PXOM adelante. Es responsabilidad de todos y para todos, por lo que pido, solicito y exijo mentes abiertas, apartando egos y posturas partidistas, por lo que debemos actuar únicamente pensando en el interés general de los ciudadanos que componemos esta hermosa y querida ciudad, Ourense. Ya veremos.

No hay comentarios: