martes, noviembre 05, 2013

UN PXOM NECESARIO, PERO NO A CUALQUIER PRECIO

Un PXOM para el que se pide consenso ahora para su aprobación inicial. El mismo consenso que se nos ha negado a los ourensanos y ourensanas en su elaboración y redacción, en un alarde de soberbia insultante al no querer ni siquiera escuchar ninguna aportación de personas o colectivos ciudadanos en la búsqueda de un plan general lo más positivo posible para nuestra ciudad. En definitiva, muy mal comienzo por las formas y veremos en unos días si también por el contenido. Un plan general de ordenación urbana es el instrumento básico de ordenación integral de un ayuntamiento, por lo cual se trata de un conjunto de instrumentos técnicos y normativos cuya finalidad es la de ordenar el uso del suelo y regular las condiciones para su transformación. Consta de una parte técnica y otra jurídica, las cuales valoraré cuando conozca el documento, por lo que ahora me voy detener en la filosofía del plan, o lo que es lo mismo, en el modelo de ciudad. Aquí hay tres puntos básicos que, si no estuviesen contemplados y bien desarrollados, conduciría a este PXOM a un fracaso total y absoluto, lastrando cualquier esperanza de crecimiento económico y social de nuestra querida ciudad. El documento debe tener una planimetría cristalina, trasparente y ágil, que en su etapa de exposición sea fácil de manejar para cualquier ourensano sin conocimientos urbanísticos y que le permita identificar sus propiedades fácilmente para poder así alegar si lo considerase oportuno. La segunda línea iría en dotarnos de ese demandando gran parque empresarial que evitase la deslocalización de nuestras actividades económicas y fuese ese gran motor de creación de empleo que paliase los más de 14.000 desempleados que tenemos en nuestra ciudad, apostando decididamente por el desarrollo empresarial e industrial de Ourense y adaptándolo a la realidad y necesidades de nuestras empresas y emprendedores, resultando vital para marcar nuestro presente y futuro económico. Si el nuevo PXOM no lo plantease en este formato sería un error que lastraría nuestra economía y nos perjudicaría extraordinariamente. Defiendo una estimación de un parque de 35.000 viviendas, no porque piense que se van desarrollar todas en los próximos 20 años, ni mucho menos, sino porque si tenemos más suelo urbanizable delimitado o no delimitado, se conseguirá abaratar el coste de dicho suelo, abarantado así la repercusión en los precios de las viviendas y equiparándolas de esta forma a la realidad y posibilidades económicas de los ourensanos. Debe apostar por la regeneración, renovación y rehabilitación urbana como herramienta de recuperación de nuestros barrios más degradados, y aquí espero que el PXOM potencie el perímetro rural, permitiendo su crecimiento y desarrollo ordenado, dotándolo de todas las infraestructuras necesarias para ello a la vez que mejorando las existentes -traídas, alcantarillados, accesos, etc.-.Si la filosofía del nuevo PXOM no respondiese a estas líneas básicas, se estaría engañando a Ourense y a los que aquí nacimos, vivimos y trabajamos, con lo que aquellos que apoyen un PXOM que nos responda a los intereses generales de los ourensanos serán cómplices de las consecuencias negativas que este plan general origine. En unos días lo veremos.

2 comentarios:

César dijo...

Que complicado conseguir un plan sin intereses creados!

Anónimo dijo...

ES que han dejado al rural de Ourense como museo, no se puede hacer nada.