jueves, noviembre 28, 2013

AHORA, QUE NOS SUBVENCIONEN LOS TRABAJADORES

Nos hemos hecho eco de la petición formulada por el Secretario General de la UGT, el señor Cándido Méndez, que ahora no se lo ocurre otra cosa que plantear que, “toda persona que trabaje tenga que abonar un “canon sindical”. Propone esta medida alegando que nuestra Constitución “encomienda la defensa de los derechos de los trabajadores a esas organizaciones”.
Parece que estos dirigentes sindicales no acaban de ver que el distanciamiento de la sociedad con sus organizaciones es cada vez mayor. Hoy en día existe un gran rechazo a los sindicatos de clase de este país por su forma de actuar y trabajar. Sindicatos de clase al servicio, no de los trabajadores, sino de partidos políticos. La gran mayoría de la sociedad reclama la eliminación total de las subvenciones públicas a estas organizaciones, que suponen cerca del 70% de su financiación. Ahora esta graciosa ocurrencia de que seamos los trabajadores los que subvencionemos sus chiringuitos, ante el recorte de las distintas administraciones.
Los sindicatos lo único que buscan es la supervivencia de sus propios aparatos. Unos sindicatos totalmente politizados al servicio de la izquierda. Unos sindicatos que van camino de los tribunales por financiación irregular con “dinero público”, presuntamente “mangado” de las partidas destinadas a formación. Unos sindicatos con algunos de sus dirigentes imputados en la trama de los ERE de Andalucía, el mayor escándalo de corrupción institucional de nuestra democracia, con casi 200 imputados. Unos sindicatos que dicen defender los derechos de los trabajadores, para a continuación aplicar un ERE en sus plantillas acogiéndose a la misma reforma laboral por la que convocaron una huelga general. Unos sindicatos que se dedican a hacer escraches a la justicia de este país. Unos sindicatos que rechazan ser incluidos en la Ley de Transparencia y lo más reciente, unos sindicatos que encargan imitaciones en Asia, país dónde los trabajadores apenas tienen derechos laborales, esos mismos derechos que dicen defender estos señores...……..etc. Esta es la realidad hipócrita de los sindicatos.
Y ahora el señor Méndez quiere que pasemos todos por caja para seguir financiando a estos parásitos sociales. “El 28 de diciembre aún está lejos”.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vosotros lo habéis dicho: "La gran mayoría de la sociedad reclama la eliminación total de las subvenciones públicas a estas organizaciones, que suponen cerca del 70% de su financiación".
Pero Mariano, en esto como en todo lo demás, a lo suyo pasando de todo.

Anónimo dijo...

Estos son tan jetas como lo sois los de los partidos políticos. No sólo os subvencionamos todos en A, sino que tambien con B de Bárcenas, por los Bajinis, a cambio de adjudicación de contratas.