miércoles, octubre 30, 2013

EN MADRID, CON EL CORAZON

Por el interes reproduccimos textualmente un post del Blog personal de Xosé Manuel Barreiro.
Hoy el corazón de todos los ciudadanos de bien de este país está en Madrid. Presentes o en espíritu, siempre de corazón, estamos allí. Estamos con las víctimas del terrorismo y con sus familias. Antes; ahora y siempre. Compartiendo su pérdida y su dolor. Y también su enfado. Las leyes son para cumplir. Al igual que hay que acatar los fallos judiciales. Pero, dicho esto, nadie nos puede arrebatar el derecho a discrepar. Y la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos derogando la doctrina Parot, que para expresarlo de forma simple viene a significa que no sea lo mismo matar a una persona que a 24, suscita, siendo eufemístico, mucha controversia. Máxime cuando en el paquete de posibles beneficiarios entran, además de los terroristas, asesinos y violadores especialmente violentos y reincidentes. Como controvertido es el papel que jugó el representante español en el Tribunal de Estrasburgo, el socialista Luis López Guerra, quien siempre se caracterizó por ser contrario a la aplicación de la Parot. Una trayectoria que culminó ahora y con un resultado que casualmente coincide con la petición que en su día le hiciera ETA al Gobierno del PSOE como requisito ante una hipotética desmantelación de la banda. Y no puedo dejar de destacar tampoco por pintoresca (si me permiten la expresión) la decisión anunciada por Sortu de que no homenajeará a los etarras que vayan saliendo de las cárceles para evitar, según dijeron, herir con su actitud a las víctimas. Las sonrisas de los asesinos a las mismas puertas de los presidios son, efectivamente, ofensivos de por sí. Lo que ya me provoca más dudas es discernir si el anuncios de los herederos de Batasuna es por interés, por aquello de evitar ser enjuiciados por ensalzamiento del terrorismo, o por humanidad. En cualquier caso, que todos tengan claro que la posición del Partido Popular frente al terrorismo continúa siendo la misma. Lo único que a estas alturas es aceptable de ETA es su disolución definitiva, la entrega de las armas,y sin ninguna contraprestación además. No habrá impunidad para los asesinos. Y el Gobierno mantiene igualmente su postura de que las penas, especialmente la de terrorismo, se cumplan íntegramente. Pero hoy (y siempre) lo importante son las víctimas. Y estamos con ellas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Barreiro eres un cuentista y un demagogo indecente. Sabes perfectamente que hay montones de sentencias sin acatar porque al PP no le ha dado la gana. Recuerdo una muy sonada de hace 15 años: el antenicidio. Ya sabes, lo que PRISA hizo para eliminar al medio de comunicación más hostil al felipismo. Resultado, hubo una sentencia que obligaba a devolverla a sus antiguos propietarios, pero al PP, con Rodrigo Rato como principal responsable, no le dio la real gana. Cosas de ganarse ciertas poderosas complicidades muy útiles para tapar ciertos asuntillos personales y tener un buen aliado de cara a la carrera sucesoria...

Anónimo dijo...

Si hay beneficios penitenciarios es lógico que para que sean beneficios tengan efectividad en la práctica. Los políticos demagogos no pueden decidir que eso no sea así. Otra cosa es que el tope de años para ciertos delitos pueda ser bajo. Es la ley española la que debe desarrollarse.

Anónimo dijo...

No os atreveis a abrir un post sobre esta señora, por miedo.

http://www.laopinioncoruna.es/gran-coruna/2013/05/30/superior-investigara-faraldo-cometio-delito/727325.html

Hay Mary Mary.... que poquito te conocen!!! como ibas a hacer tu una cosa así, la culpa la dentrán los demás, ¿te estarán haciendo la cama? o será que lo que hablaste y hablas tu de gente formal, sería,honesta,trabajadora y formada...era lo que pretendías ser tu y no lo lograste nunca...

manto dijo...

Buen artículo de José Manuel.
este problema que tenemos hoy, es por no haber sabido meterle mano en su día, un problema que se arrastra desde la época de Felipe, y que los progres ellos, no supieron o no quisieron meterle mano