lunes, septiembre 16, 2013

EL PARTIDO POPULAR TIENE Y DEBE REGENERARSE

"La verdadera locura es poner un espacio blindado entre el obispo y el pueblo. Prefiero el riesgo a esa locura. La cercanía nos hace bien a todos". Esta preciosa frase fue pronunciada por el Papa en su vuelta de Brasil, ejemplo a seguir para muchos dirigentes. Cercanía, sencillez y humildad. Y dicho esto, un espacio blindado es lo que nos ponen algunos a los militantes de base del PP. No estoy hablando de renovar ideales, ideología, principios o valores que son las líneas maestras por lo que personalmente pertenezco a este partido, sino hablo de renovar personas que actualmente ejercen responsabilidades orgánicas y publicas de primer nivel, personas que llevan demasiado tiempo en sus responsabilidades, convirtiendo sus funciones en vitalicias y en algunas ocasiones perjudiciales. La militancia del partido de norte a sur y del este a oeste de este país pide regeneración, transparencia y que esta se produzca antes de finalizar el año y sí que hay que ir a un congreso nacional, pues no pasa nada, se va y punto, cual es el problema?.Que algunos pueden perder sus privilegios y su forma de vida, eso no es precisamente lo que le preocupa a los ciudadanos, ni nos preocupa a los militantes. El partido popular necesita una profunda regeneración a imagen de la refundación celebrada en el VIII Congreso Nacional, donde se planteo la necesidad de reconducir la situación del partido , lo que originaría que en enero de 1989, se celebrara el IX Congreso Nacional, denominado de la Refundación, en el que fue elegido Presidente Nacional, D. Manuel Fraga, y precisamente desde esa época comenzó un nuevo proyecto ilusionante y apasionante, con el que todos estábamos identificados. Todos debemos tener presente que en la política se esta para servir y no para servirse en bandeja de oro y diamantes, que se está de paso, y que únicamente se debe ejercer una responsabilidad cuando personalmente crees que puedes aportar algo al partido y a la sociedad en la vives con una contribución que mejore siempre los estándares de calidad de vida de la ciudadanía. En los últimos meses, diferentes actuaciones de algunas personas, están perjudicando seriamente al Gobierno y al partido. Y esto no es bueno ni para España ni para el Partido Popular. Los cambios son inevitables y positivos en toda sociedad que quiera progresar y avanzar y este país necesita dejar atrás una época borrascosa y llena de incertidumbres por lo que nos hace falta una nueva tanda de mujeres y de hombres que produzcan el efecto en la sociedad necesario para recobrar la ilusión y la credibilidad que como mínimo está en duda de muchos ciudadanos. En definitiva, una nueva etapa donde se recupere la confianza en la política y quien la ejerce, donde se priorice las exigencias y reclamaciones de los ciudadanos como ejes vertebradores de las políticas aplicadas y donde los militantes no seamos utilizados como rellenos de mítines para aplaudir y satisfacer las vanidades de unos pocos. Para finalizar, que cada uno entienda como quiera mi opinión de hoy ,pero nunca he sido de los que me siento en un sofá y se limita a observar el panorama.(Podéis seguirlo en Twister: benito iglesias padron @benitoiglesias1)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajajajja me descojono... Ya veremos que hacen aquí en Galicia el mafioso de Rueda y Cia...

Anónimo dijo...

Benito.
Me parece muy bien. Pero la renovación puede empezar por Orense donde siguen los mismos apellidos de siempre en las poltronas habituales. Lo que no se puede hacer es pedir que renueven y reformen los otros.