viernes, julio 19, 2013

POSIBLE COMPARECENCIA DE RAJOY

En Genova están buscando fórmulas para que Rajoy, comparezca en el Congreso para hablar del caso Bárcenas y descafeinar la presentación de la moción de censura anunciada por el PSOE. Se están explorando las posibilidades parlamentarias para que esa comparecencia, solicitada por todos los grupos de la oposición tras las últimas revelaciones del caso Bárcenas, pueda producirse. Una de las posibilidades que se baraja es que sea el propio PP el que solicite la celebración de un Pleno extraordinario para que acuda Rajoy o que sea el mismo jefe del Gobierno el que pida comparecer. Algo que se deduce de lo dicho por Esteban González Pons, al hablar de que Rajoy irá al Parlamento "cuando le obligue la política, no cuando le obliguen Rubalcaba y Bárcenas". Y a la pregunta de cuándo será eso contesto: "obviamente cuando la mayoría de la Cámara lo decida", dando a entender así que será la mayoría del PP la que dé luz verde a esa comparecencia del presidente del Gobierno.”

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Está más que claro que Rajoy tiene la capacidad, la competencia, el aplomo, el equilibrio, la preparación y el aplomo suficientes para aclarar todo lo que pueda aclararse desde la política. Desde la justicia, tienen que hacerlo los jueces. Pero quede claro que no será ni Rubalcaba ni el caballero enjaulado quienes marquen los tiempos.

Anónimo dijo...

Pero si lleva notas para explicarse, que las escriba él, por favor.

Anónimo dijo...

Debería responder ante la Justicia como jefe directo del Sr. Bárcenas. A Clinton le montaron un lío por una cañita al aire y aquí hay que buscar fórmulas para que pueda no dar la cara en un caso gravísimo de corrupción. Sinvergüenzas.

Anónimo dijo...

Totalente de acuerdo "viernes, julio 19, 2013 8:47:00 p.m." Seguiremos siendo un país de pandereta.

Anónimo dijo...

Con esa actitud nuestro presidente ha perdidi totalmente la poca credibilidad que le quedaba. Si aún le queda algo de dignidad, debería convocar elecciones, su argumento de que ha sido el elegido ya no cuela.