lunes, julio 22, 2013

EL QUE CALLA OTORGA Y YO NO OTORGO

No otorgo porque pienso y creo que los ciudadanos no quieren políticos repetidores de slogans o argumentarios vacíos, quieren personas con discurso, criterio, ideas y ganas. No otorgo porque cuando no hay nada que ocultar no hay nada que temer el dar explicaciones a los demás. Las explicaciones se deben de dar siempre, porque con la verdad por delante y la certeza de la razón son la mejor de las formulas para mantener la credibilidad y la seguridad de combatir la incerteza e incertidumbre, pésimas acompañantes en el contexto actual. Sobre todo en un momento clave para este País, necesitado de tranquilidad, ilusión y solvencia que provoque de una vez por todas el salto a una recuperación económica que reconduzca nuestra actual situación. Por esto mismo si hay una Ley que este país necesita con urgencia que se apruebe ,es la Ley de Transparencia, simplemente para poder recuperar la cordura, y sobre todo por el bien y la estabilidad política-social-económica del País. Dicho esto digo mas, España se recuperara cuando se recupere la credibilidad y la dignidad de sus instituciones. Lo demás seria practicar un autoengaño masivo. La Administración tiene la obligación de ser transparente y los ciudadanos el derecho de conocer todos los documentos elaborados o depositados en la Administración. Se trata por tanto de que, nuestro Derecho constitucional y administrativo incluya la transparencia en sus principios generales, recordando que, los subjetivamente obligados a ser transparentes, son todas las administraciones públicas españolas y territoriales, empresas de capital público, fundaciones y organismos públicos sometidos a derecho privado, así como figuras de naturaleza privada o semi -privada que cumplen con una función pública: partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, Banco de España, Casa Real. La transparencia consistirá en dos pilares básicos: la publicidad activa y la pasiva. La primera es una relación, que figura en el proyecto de ley, de lo que todas las administraciones y sujetos obligados tienen que poner en conocimiento de los ciudadanos a través de sus páginas web y que tienen que ver, fundamentalmente, con el dinero público. Figuran así, retribuciones de cargos, gastos de representación, presupuestos, convocatorias de concursos públicos, etc. Por otro lado, la publicidad pasiva se refiere a toda la información que los ciudadanos pueden pedir además de lo citado, sin más límites que lo que figura en la futura ley, en los tratados internacionales y la lógica y que tienen que ver con la seguridad y los derechos fundamentales del resto de los ciudadanos. Jamás los cargos vitalicios o de larga duración han sido positivos en ninguna organización u organismo, no hay nadie imprescindible ya que en este mundo todos estamos de paso y sigue avanzando lo mismo, por lo que lo que lo único que debe y puede perdurar son los ideales e incluso estos son modificables con el paso del tiempo ya que todo tiende a actualizarse según en la época que se apliquen. En conclusión la solución de nuestros problemas radica en nosotros mismos, pues no sé qué estamos esperando entonces. (Podéis seguirlo en Twister: benito iglesias padron @benitoiglesias1)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Verdades como puños,si señor.

Anónimo dijo...

Todo muy bonito Benito, pero ahora hay que ponerlo en práctica. Para empezar ¿Cómo va el asunto Pardellas?¿Como va el juicio a JL Baltar por el chanchullo de la sucesión a favor de su hijo, tu actual jefe?

Anónimo dijo...

...el que calla...no dice nada..."...que sentenciaba mi padre...y así es...

Anónimo dijo...

Nos gusta decir que en una democracia decidimos el pueblo, pero sencillamente es mentira. Los políticos mienten y manipulan y los ciudadanos finalmente sólo eligen entre dos fotografías. Estoy completamente de acuerdo con lo que dices, sin la información no tiene sentido pedirnos que elijamos, en realidad estamos en una democracia “1,2,3” como en el famoso programa de televisión se nos pide siempre que elijamos entre dos cajas cerradas.

Anónimo dijo...

Hay que dar alternativas a personas y partidos jóvenes. Y hay que convertir España en una república dentro de los EEUU de Europa.