martes, mayo 28, 2013

TRANSPARENCIA MUNICIPAL

Los dineros de nuestros impuestos no son de los alcaldes, sino de los ciudadanos, y aunque los gestionen, sirven para el desarrollo de su ayuntamiento. Esta apreciación tan sencilla es de difícil comprensión para algunos, por lo que la transparencia es, y debe ser, la mejor herramienta para gobernar. Como no se trata solo de manifestar lo que nuestro gobierno municipal hace nefastamente o simplemente ni hace, les voy dar una serie de recomendaciones, no por hacerles un favor a los susodichos (que para eso cobran y bien) sino por hacernos un favor a nosotros mismos, que tenemos que soportar día sí y día también su ineficiencia, ineficacia y alguna cosa más. La eficiencia se da cuando se utilizan menos recursos para lograr un mismo objetivo. O al contrario, cuando se logran más objetivos con los mismos o menos recursos. La eficacia debe ser el nivel de consecución de metas y objetivos, y ésta hace referencia a nuestra capacidad para lograr lo que nos propongamos, por lo que una buena gestión municipal se consigue, entre otras, 'gastando la suela de los zapatos' y no 'calentando el sillón municipal o el del coche oficial'. Apostar, por ejemplo, por que la administración electrónica sea una realidad es hacerle la vida más fácil al ciudadano, consiguiendo así mejorar sustancialmente el funcionamiento interno. Un nuevo canal de comunicación que funcione y que lo haga mejorando los canales tradicionales y que estos sean sostenibles desde el punto de vista de los costes y de su utilidad. Esta estrategia debe ser única, y de aplicación de todas las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de la actividad administrativa, incluido el funcionamiento interno. Para ello, toda la administración debe trabajar alineada, y destinar recursos específicos a esta tarea con plataformas centralizadas que funcionen con una tecnología común, relacionando servicios con los de otras administraciones del sector público. Contar con un plan de desarrollo integral que permita tener muy claros cuáles son los objetivos, metas y acciones que se piensan realizar, qué recursos se tiene, cuáles son los recursos que se está obligados a conseguir para lograr esos objetivos, su cronograma de trabajo, el costo, los responsables y la forma de evaluación. Implantación de un plan operativo y un plan estratégico municipal. Planes que no son para modificarse cada vez que a uno se le antoje. Para ello, tener muchos y diversos asesores sólo nos servirá para que sea más fácil el equivocarse; éste es uno de los principales errores. Es obvio que para 'justificar sus sueldos' tendrán que revisar y opinar sobre lo que se les encargue. Si 'por necesidad de servicio' se tiene que contratar a uno o dos asesores, debe señalarse muy claramente cuáles van ser sus tareas y responsabilidades, y fiscalizar su retorno así como auditar externamente cada área a desarrollar o gestionar. En definitiva, todo aquello que nuestro actual gobierno municipal y quienes le apoyan ni hacen ni se les espera. Con lo cual la pregunta es: ¿para y por qué están? ¿Para servir al ciudadano o para servirse a ellos mismos? Cada cual que piense su respuesta, las mías las tengo cristalinas.

No hay comentarios: