lunes, abril 29, 2013

EL PP RECRIMINA LA DIALÉCTICA DE LOS PUÑOS

En el comité de dirección del PPdeG celebrado el sábado en Santiago, se abordo lo acontecido el pasado miércoles en el Parlamento en el que Xosé Manuel Beiras, se encaró con Feijóo, ante el escaño de éste, llegando a golpearlo con el puño cerrado. En el comité se destaco la opinión unánime del PPdeG que considera la mayoritaria del pueblo gallego de emplazar a Beiras a que pida disculpas públicamente o presente su dimisión. En palabras de Alfonso Rueda "Ni se puede permitir, ni se puede tolerar el mensaje que se está mandando a la sociedad gallega de que cuando no hay argumentos valen las amenazas y los puñetazos, sería un mensaje nefasto". Al respecto, ha recriminado "esa línea roja que traspasó" Beiras, , "encarándose con el presidente de la Xunta, faltándole al respeto y amenazándole, incluso físicamente". Así las cosas, Rueda reitero las críticas del PP hacia Beiras y AGE por su actitud de "falta de respeto absoluto, amenazas e incluso de insultos" a los miembros populares y del Gobierno. "Y en cambio, no pueden, en absoluto, entender un juego democrático en el que se les diga ninguna cosa", porque "reaccionan con la dialéctica de los puños, de la sinrazón".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Quer vergüenza lo de Beiras y lo de Feijoo con Dorado porque siendo serios, no le falta razón a Beiras...

Anónimo dijo...

Beiras es un filoterrorista que debería callar esa bocaza, pero los golpes de Beiras no son nada con los que nos va a dar el pueblo y con toda la razón del mundo.

Anónimo dijo...

Beiras no tiene los modales chulescos , altivos y dialécticos, retóricos...pero lo de Feijoo trepando entre empresarios narcos es inadmisible. Los dorados 90 del PPGA...a la p. calle!!

Anónimo dijo...

Aqui hay que empezar a decir las cosas con claridad. En 1936, a pocas semanas del comienzo de la guerra civil española, una diputada comunista (Dolores Ibárruri, Pasionaria) utilizando únicamente la palabra (no los puños, no la violencia física), le dijo con total claridad a José Calvo Sotelo (diputado de la derecha) que su discurso iba a ser el último. Y como se sabe, fue asesinado a los pocos días. Cuando Beiras golpea en el escaño de un diputado que, además, es el Presidente, no sabemos lo que haría si tuviera un arma. Y tampoco sabemos lo que haría o recomendaría hacer en otras circunstancias históricas. Por ello, ese comportamiento es censurable y merecedor de una expulsión en toda regla. No sé qué está esperando la Presidencia y la Mesa de la Cámara.

Anónimo dijo...

Sin duda exageras.